Nacía una leyenda

Se cumplen cuarenta años de aquel 20 de Octubre de 1976 en el que “el nene” Diego Armando Maradona con tan sólo quince años de edad entraría por Giacobetti en un partido en que su equipo Argentinos Juniors perdía 1-0 contra “el gran Talleres”, si bien al entrar produjo un cambio notorio en el juego de su equipo, no lograron empatar pero “el recuerdo es hermoso” como dijo Diego en su entrevista que hace unos días los colegas de Olé le hacían en Dubai.

En la entrevista se destaca los elogios de Diego a Riquelme y a Tevez cuando le preguntaban si hubiese querido volver antes al fútbol argentino. Él responde que sí, y sobre Tévez: “A Carlitos Tevez lo llevo en el corazón y lo amo porque lo traté, lo vi, sé sus problemas, sus virtudes, me sigo hablando con él, podría haber ido al Atlético de Madrid, al Bayern, le querían renovar en la Juventus, y sin embargo eligió Boca. Eso para el bostero no tiene precio. Por eso Carlitos es el número uno en el alma y en el corazón de Boca.” Pero muestra aún más su admiración y hasta se compara con el último diez de Boca “A veces me pongo a pensar la suerte que tuvo Riquelme de haber vuelto con toda la fuerza a darle a Boca lo que le dio. Riquelme es el tipo que más rendimiento le dio a Boca desde que volvió […] fue grandioso y me hubiese gustado ser Riquelme. Imaginate en mi mejor momento en el Napoli si yo llegaba a ir a la Bombonera con la fuerza que llegó Riquelme, hubiésemos ganado tanto o más que Riquelme.” Concluía maradó.

Por otro lado, Diego cuenta que siempre se vio reflejado mundialmente con Rivelino, zurdo como él, obvio.

También aclara cuál fue el partido más importante de su carrera: contra Inglaterra en el ’86, lo cual para muchos parecía una obviedad ya que en la introducción de su libro “Mi Mundial, mi verdad” comienza diciendo “Les habla Diego Armando Maradona, el hombre que le hizo dos goles a Inglaterra y uno de los pocos argentinos que saben cuánto pesa la Copa del Mundo…”.

Recuerda además otros partidos importantes como la final del juvenil ’79 contra Japón, y el partido que para él fue el mejor de su carrera, contra Uruguay, en el mundial de México.

Y no podía dejar de lado el partido en el que alzaría con sus manos la tan ansiada Copa del Mundo “[…] la final la jugué con el corazón, como si hubiese hecho yo todos los goles.”

 

Acerca de Diego Nahuel González (129 Artículos)
Una mente abierta a nuevos conocimientos. Periodista en formación. Redactor. Amante de los deportes y del rock nacional. Hay un siempre para la batalla!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s