Escuela de fútbol Parque Irigoyen, la identidad de un barrio


Entre silbatos y gritos de la hinchada por el partido que jugaba la 2004; comenzamos a recorrer la historia de la escuelita de fútbol Parque Irigoyen.
Rodolfo, uno de sus fundadores junto a María, su esposa, es quien relata el camino recorrido hasta acá.

Hace 20 años el barrio tenía muy pocas familias, la mayoría trabajadores de la industria láctea, otras del hospital, y el resto de otros oficios. Solo había una escuela primaria, la Nª 11.

La necesidad de un jardín de infantes hizo que un grupo de familias formara una cooperadora y lo construyera en el terreno junto a la escuela, ahí estuvieron Rodolfo y María, trabajando codo a codo junto a los vecinos.

Varios chicos del barrio jugaban en las inferiores de Além, entre ellos el hijo y el sobrino de Rodolfo, en la categoría 1989. El club no les ofrecía un lugar fijo y no les garantizaba la atención que requerían las inferiores, debido a que la prioridad era la primera división.
El 14 de febrero de 1999 un grupo de padres y técnicos, se reunió y decidió fundar la escuela de fútbol,que llevaría el nombre del barrio. Realizaron varios trámites municipales y le otorgaron por 10 años en comodato, un terreno baldío cubierto de agua. Se organizaron de forma inmediata y comenzaron a limpiarlo, con la tierra sacada para realizar el asfalto a la escuela primaria, ellos rellenaron el terreno, y así le fueron dando forma a lo que es hoy la cancha, luego se hicieron los baños que hoy se están remodelando, el buffet, la tribuna de madera, y un cuarto donde hay muchas copas. La escuelita juega en dos ligas, AFIGRO, Asociación de Fútbol Infantil de General Rodríguez y ACIFO, Asociación de Clubes Infantiles de Fútbol del Oeste. Dos veces salieron campeones de la liga rodriguense, y ganaron torneos provinciales y locales, además de participar en otros donde reciben copas de reconocimiento.

La escuela cuenta hoy con ocho categorías de varones, una de juveniles de varones, y una de fútbol femenino, además de un grupo de nenas que a veces juegan amistosos, dirigidos por mujeres.

Recogimos dos frases pegadas en una puerta de la escuela Parque Irigoyen, una decía “lo más hermoso del trabajo en equipo es que siempre tienes a otros a tu lado”, la otra : “trabajar en equipo divide el trabajo y multiplica los resultados”. Y eso fue lo que nos transmitió Rodolfo. Son un gran equipo, la comisión que realiza eventos para recaudar dinero, los vecinos que colaboran con la compra o la asistencia, las familias que ayudan.

Cuando le preguntamos si el creía que había hecho algún aporte transformador desde la escuela a la comunidad nos respondió: “cualquier institución para bien o para mal transforma el lugar donde está y creo que nosotros lo hicimos para bien, trabajando con los chicos desde el deporte, inculcándoles valores, aprendiendo a compartir, a ser solidario. Se es rival mientras se juega, después son compañeros de escuela, vecinos, amigos.” “El fútbol tiene reglas y hay que respetarlas, y ese aprendizaje lo trasladan a las demás acciones de su vida”. Hoy chicos de la categoría `89, ya hombres jóvenes, son técnicos de varias categorías de la escuela. Eso habla del compromiso que tienen con el lugar donde jugaron de chicos”.

Terminamos este recorrido sin conocer a María pieza fundamental de este proyecto, ambos muy trabajadores, que aun siguen soñando con más espacios, entre ellos, el cultural, para ofrecerles a los chicos otras actividades para elegir.

parqu2

EL FÚTBOL PARA SACAR A LOS CHICOS DE LA CALLE

Hugo Díaz, trabajador  del  hospital Vicente López, no podía estar ausente en el recorrido histórico de la Escuela de futbol Parque Irigoyen, por haber sido unos de los técnicos que acompañó en el comienzo a Rodolfo y María.

Hugo asumió el compromiso de dirigir a las categorías a partir del acompañamiento a su hijo en diferentes clubes de la zona oeste.  Así  llegó al Club Alem  como técnico de las inferiores y  después de cuatro años, junto a otros técnicos y padres decidieron fundar la Escuela de Parque Irigoyen.

“Para sacar a los chicos de la calle se necesita  fomentar el  deporte,  el fútbol  cultiva la amistad verdadera, ahí se concentran, comparten cosas, se trabaja la igualdad, la solidaridad”, “Cuando se realizaban los campeonatos provinciales venían los equipos, y los chicos ofrecían sus casas para que se quedarán, lo mismo pasaba cuando las categorías de Parque tenían que ir a jugar a otras provincias. Todos estos valores se refuerzan en las escuelitas de fútbol”, reflexiona Hugo.

Viendo hoy  que  la Escuela de fútbol es una referencia importante para muchos chicos y grandes, que favorece  el crecimiento del barrio, y aporta a los vínculos y valores entre su comunidad, Hugo se enorgullece de haber sido parte de este proyecto .

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s