Las perspectivas para este año, según el análisis de los investigadores de la UMET, es que habrá menos inflación con respecto a este año pero lejos de la proyecciones oficiales (de 17 por ciento anual). “El escenario de inflación probable es del 25 por ciento promedio”, señala el informe. Esta proyección se basa en un supuesto de alza del tipo de cambio nominal de 15 por ciento, precios internacionales de las materias primas estables, apertura comercial para disciplinar a industrias locales, paritarias en torno a un 28 por ciento y servicios públicos con subas de hasta 50 por ciento.