La dolce vita (la dulce vida)

Alberto Albino

Las grasas animales, fueron las principales involucradas en el aumento de la incidencia de enfermedades cardiovasculares en todo el siglo pasado, considerándose a los azucares, elementos inocentes en el desarrollo de enfermedad cardiovascular, favoreciendo sobre todo, a  los alimentos considerados “ligth”, que redujeron las grasas, pero no los azucares.

Trabajos recientes adjudican a los azucares añadidos, una alta incidencia en el aumento del riesgo en el desarrollo, no solo de enfermedades cardiovasculares, sino de diabetes, incluso ante la ausencia de sobrepeso.

En un artículo aparecido en Intramed,  se señala que las compañías azucareras desviaron la atención a la grasa como factor de riesgo de enfermedad cardiovascular, minimizando a los azucares como factor de riesgo.

En el año 1967, en un informe publicado en New England Journal of Medicine (una de la revistas de información médica más prestigiosa del mundo)  identificó al colesterol como el principal factor de riesgo de la enfermedad cardíaca, sugiriendo que los azucares, asociados con triglicéridos altos, eran menos problemáticos, esto condicionó no solo a la opinión pública, sino a la comunidad científica en los últimos 50 años.

En el artículo de referencia aparecido en septiembre de 2016 y calificado como fraude científico, señala que este informe fue manipulado con el pago de 50.000 dólares en dinero actual, a cada uno de estos investigadores por la industria azucarera (Sugar Association), porque ya en la década del 50, sabían, que la reducción de la grasa en la dieta aumentaría la ingesta de azúcar en un 30%.

Una de las principales fuentes de ingreso de azúcar en la población, son las bebidas azucaradas (una lata de 350 ml contiene aprox. 39 gramos de azúcar).

En 2015, el New York Times informó que Coca Cola había patrocinado a investigadores   para que minimizaran los efectos de las bebidas azucaradas en la obesidad.

En septiembre de 2016 el diario Página 12 informó que  la fundación Coca Cola donó casi 100.000 dólares a una también  fundación de un conocido nutricionista argentino, para fomentar la prevención de las enfermedades relacionadas con el estilo de vida y la obesidad infantil, el conocido funcionario es actual responsable del área de Alimentación Saludable del Ministerio de Salud de la Nación.

Conclusión: Los gigantes de la alimentación aprietan y manipulan con diversos procedimientos, y uno de los más eficaces, es financiar la investigación, que luego impregna la literatura científica, generando  titulares en los medios.

1 Comentario en La dolce vita (la dulce vida)

  1. Impresionante fraude científico! No tiene límites su voracidad de ganancias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s