Sobre la clausura de “El Vecinal”

Por Ricardo Rey

Cuando un gobierno democrático con más de un año de gestión clausura un medio de difusión privado argumentando falta de habilitación y de pago de tasas, incurre en un grave error político. La comunidad de General Rodríguez recuerda que en los meses anteriores funcionarios relevantes del oficialismo de turno explicaban sus planes de gobierno por esta emisora. ¿En ese momento este medio estaba habilitado y pagaba las tasas correspondientes? ¿O mientras no haya críticas todo está permitido?

Estas decisiones por arrebatamiento no hacen otra cosa que recordar la leyenda urbana del alacrán que se pica a sí mismo para suicidarse, pues esto es lo que logró el municipio y sus autoridades. ¿No hubiese sido conveniente, en el caso que  las  faltas de este contribuyente sean reales, notificarlos debidamente e inclusive darles facilidades para que actualicen sus deudas como se hace con cualquier vecino y dejarlos que continúen con su labor periodística sin este tipo de medidas extremas? Se actuó con infantilismo y no es la primera vez. Los hombres probos, los hombres públicos que saben capear las dificultades nunca van a hacer uso de su poder para acallar las voces críticas, pues si estas son constructivas las van a aprovechar para corregir sus errores y si estas son difamaciones llevarán a quienes las vertieron a la justicia, para defender como corresponde, su buen nombre y honor.

Es conveniente en este momento de pasiones exaltadas, recordar una frase de Mariano Moreno el fundador de la “Gazeta de Buenos Ayres” cuyo primer número vio la luz el 7 de junio de 1810, fecha que en 1938 fue elegida como el “Día del Periodista” en la ciudad de Córdoba por el Primer Congreso Nacional de Periodistas.

La verdad, como la virtud, tienen en sí mismas su más incontestable apología; a fuerza de discutirlas y ventilarlas aparecen en todo su esplendor y brillo: si se oponen restricciones al discurso, vegetará el espíritu como la materia; y el error, la mentira, la preocupación, el fanatismo y el embrutecimiento, harán la divisa de los pueblos, y causarán para siempre su abatimiento, su ruina y su miseria.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s