“La murga es una forma de vida”

Comodines Murga Show arrancó como un proyecto en noviembre de 2012 y sólo en un mes conformaron una nueva murga en nuestra localidad. Por aquel año se juntaban a ensayar en una canchita que estaba adentro de un monte, en lo que hoy es la plazita del barrio Villa Vengochea. “La asistencia desde un principio fue grosa, había muchísima gente”, recuerda Ailín, murguera de cuerpo y alma. Gabriel Pini, director de la murga, nos cuenta que algunos de ellos estaban participando de la murga Soñadores de Vista Linda pero que por algunas diferencias decidieron armar algo nuevo. Después de los primeros ensayos y de conocerse mejor empezaron a trabajar con la gente del barrio e inmediatamente se fue sumando gente de otros lugares, porque la esencia de la murga es que “es de todos lados”.

Nacidos en Vengochea, por una cuestión de logística, empezaron a ensayar en el predio de la estación hace poco más de un año. “Todos juntos elegimos los colores y el nombre”, relata Ailín con su pantalón negro y rojo que se sacude bien alto cuando tira una patada. “El nombre surgió porque queríamos buscar un derivante del Guasón, por el maquillaje que usábamos en ese momento. Y murga show porque no somos centro murga, sino que buscamos abarcar otros ritmos, en su momento teníamos murga uruguaya y comparsa, pero con el tiempo fuimos encontrando que era lo que nos definía y eso es lo que somos hoy”, describe Pini, y su compañero Juan Cruz agrega: “Lo que no quita que en un futuro volvamos a incorporar esos ritmos”. Es el quinto febrero para Comodines y han pasado muchas personas, siempre manteniendo su característica “multitudinaria”, y de allí derivaron otras murgas como Matadores de Parque Irigoyen y Caciques de Los Naranjitos.

comodines-2

Este año decidieron poner su temática como “murga del oeste”. Tienen un show en el escenario que fueron incorporando de a poco, aunque “canciones tuvimos desde el primer día, pero no un escenario tan bien conformado como lo tenemos hoy”, nos cuenta Pini, y Ailín nos dice que tienen crítica “pero todavía no la estrenamos”. Además, este 2017 implementaron el “tema” de los invitados, algo que no era muy común acá en Rodríguez. “Es muy raro por el hecho de que somos prematuros en todo esto, ahora cuando salimos a otras ciudades invitamos a personas de otras murgas para que vengan para acá. Inclusive chicos de Comodines son invitados, se da esa reciprocidad”, explica Juan Cruz.

Comodines participó del Encuentro Nacional Murguero en Suardi, provincia de Santa Fe y en el Encuentro Regional en Alberti. El 10 de diciembre, día del murguero, se presentaron en un Encuentro Regional en Mercedes siendo la primera vez que lo hacían en un evento tan grande. Ailín relata: “Ya habíamos tenido presentaciones afuera de lo que es Rodríguez, el año pasado tuvimos las primeras en zona sur ampliando el tema de las salidas que nos permitió conocer otros lugares”. El compañerismo y el intercambio entre los murgueros es fundamental para mantener la esencia de una murga, donde no hay competencia sino que existe algo mucho más grande: construir un mundo mejor con alegría. “El movimiento murguero ha sido siempre beneficioso con nosotros, el vínculo es importantísimo”, explica Pini agradecido.

En el 2015 se formó el Movimiento Rodriguense Murgas (M.R.M) que hace algunos meses fue tomando más fuerza y protagonismo en nuestra ciudad. “En Rodríguez hasta hace muy poco había mucha rivalidad, hoy en día con el Movimiento se fue acomodando todo”, y Pini agrega: “En un momento, desde la ignorancia, se propuso desde el Municipio hacer una competencia en los carnavales del año pasado y unánimemente dijimos que no, tuvimos la altura y nos plantamos”. Cuando las murgas resurgieron en la localidad existía una mera rivalidad sólo por ser de distintos lugares, pero la movida “fue cambiando  mucho”. Con la remera que en su espalda reza “No puedo tengo ensayo”, Juan Cruz reconoce: “Me gusta mucho el color que está tomando esta movida, porque nos estamos comunicando mejor entre las murgas y me imagino que vamos a llegar a mucho más si nos lo proponemos”. Cuando los feriados de carnaval se volvieron a establecer en nuestro país en el 2011, en Rodríguez, como en tanto otros lugares, hubo una explosión de nuevas murgas que llegaron para quedarse. Los Comodines colaboran con talleres para las nuevas murgas que se van armando y tienen como principal objetivo inculcar que no hay competencia de ningún tipo.

comodines-3

Los tres recuerdan el encuentro murguero organizado por el movimiento que se hizo en el barrio Sommer en octubre de este año, y que fue un día especial porque fue “muy productivo”. Los Comodines todos los miércoles cuando baja el sol copan el predio, con bombo y plato, patadas, saltos, sonrisas y abrazos. “La murga es una forma de vida” confiesa Ailín, y aunque dice que “muchas personas puedan decir que les parece una boludes o piensan que cobramos, no entienden que esto tiene otro significado, que es algo social, que es un espacio para que los pibes se sientan contenidos, y no hagan otras cosas que no están buenas como drogarse”. Comodines Murga Show es una familia, porque como nos cuenta Juan Cruz “si tienes un problema en tu casa o donde sea, todos están ahí para ayudarte, es algo muy espacial porque hay una contención muy grande en este espacio”.

Ante la vuelta de los corsos comerciales a nuestra ciudad, Comodines tiene una postura bien clara. Pini se para firme y expresa: “Es una lástima, es un retroceso a los ’90, al patovica en la puerta, a que si algo no les gusta te sacan. Se pierde muchísimo el sentido de las murgas, y a nosotros nos costó muchísimo recuperar las calles, que los corsos sean libres y gratuitos para la gente. Porque el que no tiene un mango puede ir igual, y los buffet son económicos en todos los festivales murgueros. Se trata de estar cerca de la gente, y lamentablemente esta propuesta volvió a aparecer”. Una murga autogestiva que nació en el 2012 sólo realiza su corso para recaudar plata y poder seguir moviéndose en el circuito. “Lo que recaudamos de nuestros eventos es lo único que tenemos para pagar un bondi, comprar un parche, lentejuelas y todo lo que necesitamos”.

Febrero termina y el carnaval se esconde hasta el año que viene, pero Comodines no se toma vacaciones porque eligen laburar todo el año. “Nosotros elegimos seguir porque es nuestra manera de vivir. Seguimos laburando todos los meses, porque por sobre otras cosas, la contención de los pibes es fundamental”. Comodines no le suelta la mano a la murga, reza que pasen los once meses para que un nuevo febrero llegue para vivir otro carnaval.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s