La flexibilización laboral ya es una realidad en Brasil

El Senado de Brasil aprobó este martes el proyecto de ley de reforma laboral -una iniciativa clave para el gobierno de Michel Temer- y que será la primera gran reforma a las normas laborales en siete décadas.

La ley, respaldada por los mercados, genera un fuerte rechazo: un 58% de los brasileños se opone a ella, según una reciente encuesta de Datafolha. Los sindicatos realizaron una huelga general el 29 de abril y organizaron jornadas de protesta para denunciar el “retroceso” social de los planes de ajuste del gobierno.

Temer y su ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, sostienen en cambio que esas medidas apuntan a “generar empleos”, en un país confrontado a la peor recesión de su historia, con 13.8 millones de desocupados (13.3% de la población activa).

La nueva Legislación del Trabajo forma parte de un arsenal de reformas macroeconómicas, junto a la congelación del gasto publico durante veinte años (promulgada el año pasado) y a la reforma del régimen de jubilaciones, en tramitación en la Cámara de Diputados pero trabada por la crisis política.

La nueva ley cambia radicalmente el escenario legal del mundo laboral, ya que quiebra el régimen de la Consolidación de Leyes del Trabajo (CLT) instaurado el 1 de mayo de 1943 por la presidencia de Getulio Vargas y vigente hasta ahora.

“Se está enterrando la ley laboral vigente desde 1943. Para esto fue realizado el golpe contra Dilma Rousseff, este proyecto precariza al empleo y es a pedido de las patronales”, dijo Carlos Zarattini, jefe del bloque del opositor izquierdista Partido de los Trabajadores (PT).

Maia, del derechista Demócratas, defendió la propuesta al afirmar que coloca a Brasil “en línea con el mundo desarrollado, como Estados Unidos” al flexibilizar el vínculo entre empleado y empleador.

En un intento por bloquear la votación, senadoras brasileñas de oposición evitaron que el presidente del Senado Eunicio Oliveira y algunos de sus aliados llegaran a sus escritorios a tiempo para votar.

Oliveira respondió ordenando que se cortara la electricidad y los micrófonos, y pospuso la sesión, lo que provocó horas de negociaciones a puertas cerradas mientras los opositores permanecían en la cámara con su protesta, la cual se extendió hasta caer la noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s