Se realizó la cuarta edición del Ciclo Mural

El domingo 3 de diciembre se realizó en el Centro Cultural Oveja Negra, con presencia de mucho y variado público, el último encuentro del Ciclo Mural, concretando así uno de los objetivos trazados por la red de espacios y movimientos culturales Comunidad Activa. La serie de encuentros multiartísticos contó con la participación de activistas de la cultura que a través de sus espacios trabajaron para generar una organización capaz de sostener una propuesta con poder de ciclo, desde la absoluta autogestión, con el eje en la cooperación, la solidaridad y el apoyo mutuo. En cada evento se integraron algunas de las actividades culturales que caracterizan a nuestra ciudad, demostrando que existe la necesidad de visibilizar estas manifestaciones que dibujan el panorama simbólico y expresivo de la comunidad, a la vez que colaboran en calibrar junto a otras expresiones al humor social. La concreción del ciclo requirió de un arduo trabajo en red, teniendo en cuenta que las partes organizadoras atraviesan distintas realidades, mientras se fue superando las dificultades que derivan de la interrelación institucional, la que requiere un ejercicio de ejecución de acciones no directamente vinculadas al cotidiano de cada centro, sino en pos de un objetivo más amplio, por lo que cada Centro Cultural vio y verá fortalecida su estructura gracias a los logros obtenidos por los otros espacios, solidarizándose en el éxito y siendo a su vez responsable de él.

Comodines

El domingo se realizó el último evento cultural del Ciclo Mural en el espacio cultural Oveja Negra, ubicado en el centro de la ciudad, en el que se desarrollaron variadas actividades artísticas: murga Comodines, feria de artesanías e indumentaria, exposición de arte, y las bandas Paraíso Marciano Trío y Tempestad.

El ciclo nace consecuencia de la voluntad de MuRO (Músicos Rodriguenses Organizados) de gestar un movimiento que fortalezca las condiciones sobre las cuáles se desarrolla la actividad musical, para lo que se concluyó que necesariamente había que trabajar con aquellos lugares en los que se realizan eventos musicales, a la vez que se comprendió que la organización colectiva permitiría, entre otros logros invariables, aportar a cada espacio un beneficio económico y de contenido, toda vez que sería necesario entender el impacto que supone la articulación de distintas instituciones en busca de un objetivo común, a saber, darle vida a la cultura independiente rodriguense.

Tempestad

Paraíso Marciano Trío

El primer encuentro fue el 20 de noviembre de 2016, en el Centro Cultural Lo De Fortu, del Barrio La Posta. Al igual que en los siguientes eventos, cada espacio colaboró con la muestra de algunas de sus actividades, favoreciendo así la difusión de su propuesta. En esa oportunidad hubo ludoteca, poesía, murga Los Afortunados, zapatucada, taller de bombo con platillo y baile, exposición de fotografía, feria y debate sobre el rol de los espacios en el común cultural. La siguiente movida del ciclo se llevó a cabo en el Centro Cultural el Almacén, del Barrio Las Malvinas, el 17 de junio de este año. En aquella oportunidad, además de la feria y la expo de fotos, se hicieron demostraciones de Acrobacia en Tela y participaron las bandas Enois La Familia, CGR y la murga Demoledores de Tristezas. Hay que mencionar que para cada evento la organización permitió recaudar fondos para responder a los gastos de las bandas, demostrando que la mayoría de las veces con voluntad organizativa es posible acceder a una suma que haga justicia en la distribución de los ingresos que generan las movidas. Es necesario revertir la lógica con la que se manejan muchos organizadores quienes suponen que en los eventos musicales la retribución de los músicos es lo último que debe tenerse en cuenta pues éstos deben considerarse “pagos” por tener el lugar para tocar, situación anticuada y por suerte en gran parte superada pero que aún subsiste en inexpertos o en aquellos que buscan beneficiarse a costa del trabajo de los músic@s. El tercer evento del ciclo se hizo el 16 de julio, en el Centro Cultural Ojos de Cielo del Barrio Raffo; esta vez se llevaron adelante una obra de teatro para niños, taller de folklore, taller de baile murguero, acrobacia en tela, expo de fotos, feria, pintura colectiva, muestra de arte infantil, malabares y la banda El Ragú.

María Marta Guerra (Centro Cultural Oveja Negra)- Soledad Portela (Centro Cultural Ojos de Cielo)                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   Escribe: Joaquín Fernández                                                                                                                     Fotos: Magda Perdomo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s