Basilotta y el Ecopunto: el funcionario como escudo de Kubar

Si algo distingue al secretario de Planificación de Obras de la Municipalidad de General Rodríguez, Marcelo Basilotta, es su verborragia y su audacia, que por momentos no parece conocer límites, pero que sin dudas les son muy útiles al intendente Darío Kubar, para montar operaciones distractivas, mientras de a poco el Ejecutivo se sigue hundiendo en deudas y problemas.

Más de una vez se lo califica a Basilotta de “vende humo”, pero es una calificación bastante pobre e injusta de su tarea, ya que el funcionario es capaz de discutir con el rival que sea, que gane o pierda no es su problema, que tenga argumentos válidos para la pelea menos, pero que se anima no hay dudas, y es un mérito que hay que reconocerle. No tiene temor de contradecir dichos suyos de horas atrás, ni dar razones que lo terminan auto incriminando políticamente. Kubar no tiene otro funcionario ni concejal así. Sólo Natalia Ruiz, su esposa es capaz de defender lo indefendible como Basilotta, pero no le llega ni a los tobillos política e intelectualmente al “Corto”.

Esta vez a Basilotta le tocó salir a vender a la comunidad el llamado “Ecopunto” que según sus propias palabras es un lugar destinado a enterrar ramas de la poda local en un terreno de 180 héctareas propiedad de Hidráulica Provincial. El mismo funcionario aclaró que no es contaminante y que por lo tanto no hace falta hacer estudios de suelos ni investigaciones de impacto ambiental, y por lo mismo no deben intervenir organismos provinciales de medio ambiente como OPDS, ADA, etc.

¿Quién en su sano juicio puede estar en contra de llevar a cabo una tarea de saneamiento ambiental que no dañe la zona afectada? Si fuera así el proyecto es uno de los primeros en el que el Ejecutivo se ocupa de no arruinar lo que toca, como pasa en muchos casos.

Tras la salida de camiones con tierra del lugar ubicado en el Camino a Marcos Paz, a unos tres kilómetros del puente del Río Irigoyen (arroyo La Choza), los vecinos accionaron y con la intervención del HCD se paró este movimiento.

Fueron muy llamativas las caras de disgusto que tenían Rodolfo Etchegoyen (secretario de Producción) y de Manuel Poggi en la conferencia de prensa en la que se anunció el Ecopunto. El protagonismo lo tuvo básicamente Basilotta, quien comprometió a ambos funcionarios en el control del emprendimiento. Las caras de ambos era fiel reflejo de la “alegría” que les causaba estar metidos en el tema.

Pero quienes vieron una nota en un medio local hace tiempo en el que el intendente Darío Kubar hablaba del Ecopunto notaron las grandes contradicciones que había entre lo dicho por él y lo que afirmó Basilotta. Kubar habló de tratamiento de residuos, no de ramas. Pero eso es una pequeña parte del problema.

Pero lo que queda claro cada vez más es que el Ecopunto sería una maniobra que viene a desviar la atención de lo que en el Municipio se dice que pasó en el predio. Se habla sobre que un empresario que además fue funcionario municipal durante varios meses en una pequeña y castigada dependencia descentralizada fue quien empezó a retirar tierra para venderla a granel para su negocio personal. Pero no lo hizo solo, sino que había una sociedad con un conocido constructor con apellido corto muy común en el Municipio desde el 2016 y que en estos son como hermanos haciendo negocios.

Esta excavación surgió tras la salida que tuvieron que hacer del barrio San Carlos, por el escándalo que armaron con justicia los productores frutihortícolas que durante un año estuvieron protestando para que dejaran de trabajar en la cava que estaban haciendo, a la que luego la llenaban de basura de todo tipo. En el mismo estaban los mismos emprendedores con sus máquinas y camiones.

Lo que ocurrió es que no contaban con la rápida resistencia de los vecinos del Camino a Marcos Paz, los que enseguida levantaron la voz y amagaron a cortar la ruta 24 o la que hiciera falta para parar este desquicio ambiental.

Todo indica que así nació el Ecopunto, una iniciativa que no tiene ordenanza, y al parecer ninguna normativa municipal que lo cree, pero que la urgencia provocada por el escándalo que empezaba hizo surgir como un emprendimiento positivo para la comunidad.

Como premio quizás Basilotta se lleva el cuarto lugar de la lista de concejales de Juntos por el Cambio, el macrismo que en General Rodríguez encabeza Darío Kubar. Su lugar lo logra tras el enojo de Sergio Fernández, y su decisión de no aceptar ese sitio en la lista del oficialismo amarillo. Pero esa historia es para otra nota.

PD: felicitaciones a los integrantes del Voces por el vídeo sobre el Ecopunto. En un minuto se ven las contradicciones entre Basilotta y Kubar y las posibles anormalidades que existen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s