La Mesa donde votó el Intendente obtuvo 37 cortes de boleta a su favor

Otra de las casualidades, a la foto de Mauricio Macri no se le va la cara porque le da el flash.

El intendente Darío Kubar votó en la mesa 109 ubicada en la Escuela Secundaria Nº1 de nuestra ciudad el domingo 11 de agosto, pero junto a él votaron otras 39 personas de apellidos Kubar, y curiosamente o no, fue una de las mesas en las que la diferencia de votos entre el Jefe Comunal y las autoridades provinciales y naciones, que compartían la boleta de Juntos por el Cambio fue más alta.

Si miramos el acta de escrutinio publicado por la página oficial “Resultados 2019.gob.ar” vemos que los votos obtenidos por Juntos por el Cambio son los siguientes:

-Presidente y Vice: 85

-Gobernador y Vice: 93

-Intendente: 117

Es decir que en la mesa que más personas votaron vinculadas al intendente Darío Kubar, 39 con el mismo apellido, el Jefe Comunal logró nada menos que 32 votos más que Mauricio Macri (37%)  y 24 más que María Eugenia Vidal (25%).

Nadie podría suponer que todas ellas votaron al Intendente, o que todos los familiares del Intendente fueron parte de una maniobra de corte de boleta orquestada por Darío Kubar, es más quizás se sabe que algunos no lo votaron, pero los números son bastante curiosos.

Como dijimos en una nota de días anteriores tanto Kubar, como el coordinador de Gabinete, Santiago Nino, y algunos funcionarios del Ejecutivo hablan que van a municipalizar la elección del 27 de octubre para tratar de lograr el milagro de revertir el pésimo resultado obtenido en el domingo 11. Difícil es, pero en política nada es imposible, aunque los precios a pagar sean enormes luego. Es probable que el oficialismo local consiga algunos cortes más a su favor, pero ya en las PASO el recurso fue ampliamente usado, junto con lo que se llamó irónicamente el “voto pescado” porque había militantes oficialistas cerca de las escuelas preguntándole a quién iba a votar la gente y le ofrecían la boleta cortada a quien aceptaba.

En su discurso luego de conocer la derrota, Kubar se puso estadístico y arengó a sus seguidores con las estadísticas electorales del macrismo local en 2015 y 2017. Contó que los porcentajes de las PASO se acrecentaron en las generales. En 2015 ganaron la Intendencia, pero en 2017, perdieron y el crecimiento porcentual no les sirvió para imponerse.

Respecto del 2017 el jefe comunal se refirió al 32,6 % de sus elecciones PASO en 2017 que fue 38,37 % en las generales. Pero no se refirió al 36,07 % de Unidad Ciudadana en las PASO que se convirtió en 40,82 % para las generales de octubre.

Hoy la diferencia se agiganta y remontar la diferencia entre los 33,61 puntos de Juntos por el Cambio respecto del 52,17% de Todos, es más complejo que los escenarios anteriores para el presidente del PRO local, el intendente Darío Kubar.

Un dato estadístico que puede ser favorable a Kubar o no, dependiendo de la óptica con la que se lo quiera ver es que Kubar desde que comenzó su carrera electoral en 2011 sólo ganó una elección, la general de 2015 que lo llevó a la Intendencia.

Si se mira desde el lado optimista se puede considerar que ganó la elección donde era a todo o nada, la que valía en serio. Pero si se lo mira desde el otro lado, el negativo, podría considerarse que sólo ganó la del 2015, la general, y que antes y después perdió todas. Es lo que en ciencias se determina como una anomalía y éstas no se repiten. El veredicto lo tendrán los vecinos el 27 de octubre sobre si su victoria de 2015 es la determinación de los campeones o sólo fue una anomalía política irrepetible.

Deja un comentario