No hay boleta de tasas, insumos básicos, ropa y otros elementos

Desde hace varios días se van conociendo situaciones que en forma individual podrían ser pequeños problemas para un Municipio, pero cuando se suman, dan cuenta de un gran problema en la administración del gobierno.

Cubierta de camión municipal.

Uno de los problemas conocidos es la falta de impresión de las boletas de las tasas municipales y su distribución a los vecinos. Pasaron sólo unos meses, de cuando a los contribuyentes les llegaban sobres con papeles coloridos con la cara del Intendente a directamente no emitirse. El problema aquí sería la deuda que tiene la gestión Kubar con la firma Blue Mail, la que esta semana le envió una carta documento reclamando la cifra de 5 millones de pesos.

Por otro lado ya se conoce el paro de empleados municipales. Tras la segunda y última posible conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo por el reclamo de la ropa que hacen los gremios. Este viernes comenzó otro paro de 48 horas con un acatamiento importante en muchos sectores. Uno de los funcionarios del Jefe Comunal, Darío Kubar, dijo que el miércoles pasado iba a llegar la indumentaria. No pasó y ahora le echan la culpa al precio del dólar provocado por el gobierno nacional.

Pero la ropa tendría que haber llegado mucho antes de la crisis del dólar, ya que se tendría que haber entregado en los días previos al 1º de julio. Esta firma de Merlo que empezó a elaborar ropa de trabajo en junio de este año fue la solución de emergencia que tuvieron los funcionarios de Darío Kubar para tratar de conseguir estos elementos luego que hubo una licitación en la que no hubo oferentes. Se estima que no se presentó ninguna empresa porque aún se le debe dinero a dos empresas anteriores que suministraron ropa. En algunos de los casos se les debe casi todo lo que facturó.

Un tercer punto es la deuda con Terminal Multipropósito, y cerca del paro de los trabajadores nuevamente. Por los incumplimientos de la Municipalidad hace meses que la empresa no puede rendir cuentas con sus trabajadores en término y envió una carta documento reclamando varias decenas de millones de pesos que se le está debiendo.

Asimismo, hace meses que no hay insumos en el Municipio para tareas elementales como la limpieza. Pero no sólo eso, ya dos veces casi no se pueden hacer las sesiones del HCD porque no había tonner para las fotocopias necesarias para que los concejales tengan los órdenes del día. Otros faltantes son los insumos para camiones y máquinas viales en el Corralón, en los que muchos días no hay nada, y se ve casi un cementerio de vehículos. El combustible se raciona como en tiempos de guerra, cuando hay. Los vehículos están en pésimas condiciones y varios no tienen la VTV al día.

De igual forma hay una deuda municipal a proveedores que se sigue elevando a niveles históricos y se cree que para cuando termine esta gestión el 10 de diciembre estará a valores mayores. Por primera vez en muchos años (o en la historia) hay un déficit de decenas de millones de pesos. Para peor al irse el anterior secretario de Economía, Cristian Brilloni, lo reemplazó con Gustavo “Baby” Gómez, que no se niega a poner su rúbrica a nada. Gómez mantiene la Secretaría que tenía antes con la de Economía.

Las medidas que está tomando el oficialismo parece de campaña electoral, aunque haya alguna gestión de obras, más de una vez vienen de meses y años atrás. Aparecieron las máquinas viales en barrios que no fueron en ninguna otra ocasión en estos cuatro años.

Cuando se habla de los malos números municipales se intenta defenderlo en los servicios que brinda a la gente. Sin embargo, cosas como la entrega de mercaderías a comedores y merenderos son bajísimas.

Pese a estos números rojos en gran parte de los elementos de la gestión, Darío Kubar continúa haciendo algunas obras muy cuestionadas por crearse no prioritarias. Tampoco se dejan de hacer las ferias de comidas en los que no hay control del manejo de dinero, pero que el Municipio aporta el sonido, baños químicos y algunos elementos más, cuando se puede hacer un contraste con la falta de artículos de limpieza para la Casa del Niño o Abuelos Solidarios.

El oficialismo apunta a la campaña local, donde tiene que remontar unos 20 puntos, más de diez mil votos, lo que a priori parece muy difícil.

Deja un comentario