Carlos Pasquale: Opiniones e historias del ex intendente rodriguense

El lunes pasado fue entrevistado el ex intendente Carlos “Kico” Pasquale en el programa de FM El Vecinal “Más que palabras” y allí opinó sobre la situación política actual, pero también habló sobre cómo fue ser intendente en los años 70 en General Rodríguez.

Carlos “Kico” Pasquale, ex intendente rodriguense.

Pasquale fue jefe Comunal entre 1973 y 1976, pero también funcionario municipal en las décadas del 90 y la del 2000 y cuenta con una abundante experiencia política.

Sobre el resultado electoral de las PASO afirmó: “La heladera le ganó al cemento porque indudablemente hay mucha gente que la pasa mal y los golpes que han dado con el gas, la electricidad y los demás servicios, y que siguen, no fueron dados en su momento”.

“Kico” tiene mucho diálogo con diversos dirigentes oficialistas y simpatiza con Darío Kubar: “Me gustan sus obras, las veo y, es probable que tenga errores, pero hay más a nivel nacional”. Para el ex intendente “Macri arrastró a todos a la derrota“. Sin embargo, también aclaró: “Siempre le digo a los muchachos de la Municipalidad con los que hablo que hay que estar en los dos lados del mostrador, sino no sos ecuánime, vas a tener soberbia”.

“Lo que son obras es muy importante lo que se hizo, lo que me parece es que Darío (Kubar) quedó un poco asilado de la gente“, explicó. “Si ves la trayectoria de los candidatos de Rodríguez, por ejemplo, ves a Mauro García que es un chico que hace dos años o más siempre está en la cresta de la ola porque está presente en todos los eventos, ¿y dónde está Darío?”, se preguntó.

De la misma forma concluyó: “Creo que se dejó estar y trajo mucha gente de afuera y eso cae mal en los propios”. “Vos tenes una estructura municipal con gente que conoce del pueblo y de la gente, pero el otro día fui a cambiar el carnet y de toda la gente que crucé sólo dos me conocieron”, expresó molesto. “Yo no puedo traer tipos de afuera que no conocen nada a ganar 50 mil pesos y a los de acá que saben el trabajo pagarles 8”, finalizó.

Sobre la posibilidad de revertir la elección, cree que es posible: “La verdadera diferencia son unos tres mil y poco, y hay que tener en cuenta que este tipo de elección te permite tocarle la cola al gobernante y ‘amenazarlo’ con el voto”. Asimismo dijo: “Por otro lado García tiene algunos contrapesos como llevar gente de La Campora que pueden ser la mejor gente, pero el rótulo ya lo tiene y, sobre todo, al ex intendente Juan Pablo Anghileri que no tiene la mejor imagen y resta votos”.

Para Kico el mejor intendente que tuvo General Rodríguez desde 1983 a esta parte fue Oscar Di Landro, “un hombre que era líder y cumplía a raja tabla lo que decía”. Y con los que menos relación tuvo fue con Anghileri y con Marcelo Coronel.

Carlos Pasquale, intendente rodriguense en la década del 70.

Intendente en 1973 con 30 años

Pasquale supo ser jefe comunal en los 70 en General Rodríguez: “Fue difícil para mí ser intendente porque el Partido (Justicialista) estaba manejado por los mayores, yo era un borrego de 30 años y que me hiciera cargo de la Intendencia no les gustó”. “Me hicieron algunas trapisondas, buscaron algunas cosas que con el tiempo se demostraron que no eran así”, aseguró.

Lo curioso de su caso es que el verdadero candidato a Intendente era Edgar Aste pero la Junta Electoral lo bajó por haber sacado un crédito con domicilio en Luján y de esa forma Kico subió como candidato a jefe comunal. “Eso me trajo ciertas consecuencias”, mencionó.

-¿Era un poco la ola del regreso del Peronismo?

-Si, claro, y llegó Campora a la Presidencia. Se ganó muy bien la elección, teníamos un bloque muy grande. Cuando llegué la Municipalidad estaba ordenada en ciertas cosas. Creo que mucho del ordenamiento económico-fiscal de la Municipalidad se debió a la presencia de Luis María del Carre. Me acuerdo que todos los años terminé con superávit. Se hizo una muy buena intendencia. Un día Yarza (ex funcionario de Obras Públicas) me dijo: “vos hiciste más asfaltos que Di Landro” y él hizo muchos. Además, hicimos cosas que el futuro sirvieron mucho, como que terminamos las cámaras de cloacas que en esa época se hicieron para 4-5 mil casas, unos 25-30 habitantes, que es la sigue funcionando hasta ahora.

-¿Cómo te llevabas con el Concejo Deliberante?

-Mal, porque en ese momento se me habían puesto de punta 4 ó 5 concejales del Peronismo que tenían otras intenciones. Yo tenía una parte de concejales del Peronismo, los dos radicales, el Intransigente y los dos manriquistas en contra. Con los que tenía a favor y el doble voto del Presidente pude gobernar esos años. Nunca es fácil y fue una inexperiencia total de ellos y a lo mejor también cosas mías porque uno joven a veces te llevas las cosas por delante.

-El tema de tantas interrupciones democráticas por los golpes debe haber ayudado a la inexperiencia.

-Sí, y los mayores tenían otros negocios, cosas, intereses, eso también influía. Y había gente muy interesada de afuera en meter la púa, de otros partidos y el propio que habían quedado afuera. Siempre encontraban algo para contrarrestar, pero eso ocurrió siempre. Por esa gente que yo dije que estaba en contra mío, me hicieron denuncias y el Ejército me llevó. Estuve 16 días preso entre la Cárcel de Mercedes y el Regimiento de Mercedes. Después me trajeron a la Comisaría 1ª de acá y me tuvieron 30 días. En el Regimiento me cagaron a palo y en la Cárcel eran muy voluntariosos los carceleros, cuando me recibieron en la puerta me molieron a golpes.

-Los Militares hicieron desastres en esa época.

-Si, voy a contar algo que no conté nunca. Me van a buscar a la Cárcel, Toledo y un muchacho que era oficial de Luján, en un Citroën, el de la empresa Este. Me van a retirar con la orden del Juez y veníamos conversando con ellos, no había ningún problema. Y tuvimos que ir al Regimiento 6, yo pensé que me llevaban de nuevo, pero no, era que tenían que cargar armas y cosas de un secuestro, y las trajimos todas en el auto. Y me dejaron en la Comisaría donde me trataron muy bien, me conocían todos. Mastrota era el Comisario, que era un señor y un día me dijo: “Kico, ándate”. Le pregunté si tenía que firmar algo y me dijeron que no, porque no estaba declarado en ningún lado.

-¿No te tenían anotado en ningún lado?

-No, no puedo cobrar las pensiones a los detenidos de esa época porque no tengo una declaración de un juez. Es más, le dije al Secretario de Derechos Humanos de la Provincia que era un incompetente, porque me decía que no le podía decir cómo eran las cosas a él que tenía una hermana desaparecida. Le dije enojado: “¿Vos tenes un certificado de eso? yo presenté tres firmas de personas mayores de General Rodríguez que sabían que yo había estado preso”.

En el programa oyentes le preguntaron si desde el Gobierno nacional de Isabel Perón le pidieron que sacara gente que podía ser de la izquierda peronista de su gobierno y Kico dijo: “No, nunca me pidieron eso. Esa pelea fue a nivel nacional, no llegó mucho acá, hubo un barrio identificado con gente de Montoneros que era Parque San Martín, pero no había otras cosas”.

-¿Ahí los militares se llevaron bastante gente?

-Si, se llevaron muchos chicos. Nosotros cuando nos empezamos a reunir como Juventud Peronista nos reuníamos en la casa de Grillito, que era el que hacía las casas prefabricadas y él nos daba la casa para reunirnos. en esa época había muchas chicas, varias desaparecidas. En el barrio San Martín abrimos la sala de primeros auxilios por pedido de ellos y lo acordamos cuando quisieron tomar el Hospitalito María de Irigoyen, que se juntaron en la puerta… pero nos pusimos de acuerdo y tuve una buena relación con ese grupo, y más allá que yo era de la Juventud Peronista nunca integré ese sector.

Deja un comentario