Escuelas abandonadas: la cara de la desidia estatal

Parte II

Como relatamos ayer, General Rodríguez está en medio de una emergencia educativa. Ante la falta de vacantes en todos los niveles educativos, la solución debería estar en inaugurar nuevas escuelas. Sin embargo, el distrito cuenta con seis escuelas que fueron abandonadas en pleno proceso de construcción, dejando a miles de chicos sin la opción de tener clases de calidad en sus propios barrios.

En la entrega anterior, 1748 Noticias contó la realidad que se vive en el barrio de Altos del Oeste, que cuenta con dos establecimientos educativos abandonados en pleno proceso de construcción. En esta oportunidad, daremos a conocer la situación de otras cuatro escuelas en la misma situación.

Selectos de Gaona es un barrio que se encuentra próximo al Acceso Oeste y limita con Moreno. En la calle Alcorta se sitúan los restos de lo que debería ser una escuela secundaria, pero fue abandonada durante su construcción. Yésica tiene tres hijos en edad escolar y vive frente a la edificación. “En 2013 empezó la obra y la pararon en el 2014. Está con cimientos, abandonada con las paredes en alto”, cuenta con resignación. Al igual que el jardín en Altos del Oeste, también se robaron materiales, caños de agua y chapas. Dos de los hijos de Yésica van a la secundaria, pero al no poder asistir a una escuela en su barrio, deben viajar a Francisco Álvarez, una localidad que forma parte del Partido de Moreno. “Hoy en día tengo auto –cuenta Yésica– pero en su momento teníamos que ir en colectivo. Tomábamos el 39 y caminábamos mucho hasta las paradas, que están lejos de mi casa y de la escuela”.

Un caso totalmente diferente es el de la Escuela Primaria Nº19, ubicada en el centro de General Rodríguez, a media cuadra del conocido monumento al gaucho. Según cuenta Mariano Nieves, director del establecimiento, en el año 2009 comenzó la construcción de un nuevo edificio en el terreno contiguo a la escuela. “Pasan los sucesivos intendentes, dicen que van a tomar la gestión para que eso se termine, pero evidentemente el problema judicial está en un pantano que hace que la obra no se pueda terminar”, relata Mariano. En relación a la falta de vacantes, esta escuela recibe a más alumnos de los que puede albergar por aula, incluso hay un sexto año que tiene 44 chicos, por lo que tuvieron que pedir una maestra de apoyo. “Este trámite de la maestra de apoyo, hubo un problema con la documentación en un momento y demoró un año. Las cosas acá demoran mucho tiempo”, relata el director.

El problema de la superpoblación, en este caso, radica en que muchos estudiantes van desde Marabó, un barrio de Rodríguez que sólo cuenta con un jardín de infantes. El viaje en colectivo, sólo de ida, cuesta $25 y, si bien los chicos con guardapolvo pasan gratis, las madres o padres que los llevan y van a buscar, gastan $100 por día, lo cual en esta economía en crisis es demasiado. Mariano Nieves nos cuenta que “en Marabó, al lado del jardín, llegaron a hacer los cimientos para una escuela, pero ahí está abandonada entre los yuyos. Ves los hierros que salen como un yuyo más”.

Verónica Burra es profesora de Ciencias Naturales y vive en frente a lo que debería ser la Escuela Secundaria Básica Nº 6, secundaria de la EP Nº2 (ubicada en Los Abuelitos) y de la EP Nº 17 (en el barrio Los Nogales). “La construcción comenzó en enero del 2014 y 2016 la obra ya estaba parada”, afirma Verónica. “Cuando me enteré de que estaban haciendo una escuela pensé ‘qué bien’, porque antes tenía un terreno baldío frente a mi casa”, pero ahora sólo la usan los pibes del barrio para juntarse ahí. “Si vos me decís que sobran las aulas, que los pibes están re cómodos, pero no, las aulas están llenas –sostiene Verónica–Yo hace 10 años me iba a trabajar a Güemes, a Parque Rivadavia, y no había ni ampliación de aulas, se compartía edificio con primarias”.

Al momento de ser abandonada por el Estado, la escuela tenía techo, aberturas, sanitarios, agua, cables de luz, de gas y hasta los mástiles para las banderas. Sólo faltaban detalles para inaugurarla y que pudiera entrar en funcionamiento. Al día de hoy, las baldosas están arrancadas, las paredes dibujadas y el material exterior de las paredes echándose a perder por no estar pintadas. Un cartel que indica que hay un edificio en obra, con las letras borroneadas, tirado en el piso indica hasta dónde llegó la desidia de un Estado ausente.

José Amarilla, titular de la seccional General Rodríguez de Suteba, señala que “además de la infraestructura, hay otro problema: no se realizan los desdoblamientos de cursos”. El gobierno municipal no sólo demoró demasiado en hacer aulas nuevas en las escuelas con una cantidad excesiva de estudiantes, ahora se están demorando también en desdoblar aquellos grupos más superpoblados. “El recurso está, porque están los salones nuevos y ya hay dos maestras en esos cursos, una titular y una de apoyo. Entonces, sólo restaría hacer el procedimiento de desdoblamiento”, enfatiza Amarilla. Según José, “el abandono tiene que ver con que hay cuestiones dentro de este gobierno que no son prioritarias, no toman como prioridad temas como la educación y salud”. “En Rodríguez hicieron una peatonal y pusieron luces en las avenidas, en lugar de invertir esos gastos en educación”, agrega.

En relación a las elecciones de octubre y ante la posibilidad de que cambie el gobierno, el titular de Suteba afirma: “Estamos trabajando con otras organizaciones sindicales y sociales para seguir reclamando. Lo que buscamos es que cambie el gobierno para empezar un nuevo diálogo para ver si nos pueden solucionar los problemas, porque, claramente, este gobierno no solucionó nada. Se jactan de ser dialoguistas, pero nunca nos convocaron. El gobierno actual nunca trabajó para solucionar el problema estructural”.

Deja un comentario